lajasdrone
Presencia de hierro, molibdeno, manganeso, arsénico y plomo en niveles nocivos para la salud fueron detectados en los análisis de las aguas de Alto Volcán, producto de los trabajos que realiza AES Gener en la zona.

El doctor Andrei Tchertnitchin, director del departamento de medioambiente del colegio médico, advirtió hace unos meses, que la hidroeléctrica contaminará las aguas potable y de riego de la región metropolitana con elementos pesados; todos ellos altamente dañinos  y, en su gran mayoría, agentes cancerígenos.

En los análisis realizados ahora por el destacado profesional, las aguas de la alta cordillera ya están mostrando concentraciones tóxicas, como por ejemplo, arsénico cuya presencia va más allá del límite permitido por la organización mundial de la salud, OMS. Lo mismo sucede con el plomo, el manganeso, molibdeno y con la excesiva presencia de hierro.

De acuerdo a los estudios científicos, la exposición al plomo causa déficit del sistema nervioso central afectando la memoria, inteligencia, capacidad de atención, fracasos escolares y produce trastornos conductuales como hiperactividad, agresividad y  conductas delictivas

Mientras tanto, el arsénico, una vez que ingresa al cuerpo, llega al torrente sanguíneo. La OMS indica que la exposición prolongada puede causar distintos tipos de cáncer, entre ellos vejiga, pulmón, piel, riñón e hígado. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes.

En la localidad de Maitenes, los análisis de agua de la llave, demostraron que el hierro sobrepasa en tres veces lo permitido y el níquel, también está por sobre las cifras aceptadas por la OMS.

El doctor Andrei Tchertnitchin manifestó que el proceso de contaminación de las napas es lento; pero irreversible. Todos los caminos interiores de las obras y los sitios de acopios que están siendo rellenados con roca molida tóxica extraída de los túneles,  están comenzando a permear las capas subterráneas.

Serán 2,7 millones de metros cúbicos de material contaminado, los que trasladará Alto Maipo hasta diferentes zonas del Cajón. A ellos se suman los químicos de los explosivos y del estuco que usarán para colocar dentro de ese túnel no impermeabilizado.

A corto plazo las aguas potable y de riego de toda la región metropolitana, estarán absolutamente contaminadas con estos metales pesados, condenando a todas las generaciones –actuales y futuras- a consumir agua cancerígena.